Mapas 3D del genoma permiten descubrir mecanismos genéticos asociados a la diabetes tipo 2